¿Qué es?

La Trabeculoplastia Láser Selectiva (SLT) es un tratamiento eficaz y seguro para reducir la presión intraocular en pacientes con hipertensión ocular o glaucoma de ángulo abierto. En los pacientes respondedores, reduce la presión intraocular el 25-30 % con una sola sesión de tratamiento, comparable al efecto de un colirio hipotensor.

Este tratamiento lo realizamos en las mismas instalaciones de Innova Ocular ICO Barcelona. La Dra. Stefania Piludu explica en qué consiste y cómo beneficia al paciente de glaucoma.

La SLT es un nuevo tratamiento eficaz y seguro para reducir la presión intraocular en pacientes con hipertensión ocular o glaucoma de ángulo abierto.

¿Cómo actúa la Trabeculoplastia Láser Selectiva?

 

Trabeculoplastia Láser Selectiva – SLTLa SLT actúa a través del láser Q-switched Nd-Yag láser. La longitud de honda de 532 micras y la breve duración de los disparos (3 nanosegundos) producen un calentamiento localizado de las células pigmentadas de la malla trabecular, efecto llamado termólisis selectiva, que no alcanza a dañar el tejido de manera irreversible.

La malla trabecular se encuentra en el ángulo, entre el iris y la córnea, y es el sistema de filtración del humor acuoso en su salida del ojo.

La reacción inflamatoria que provoca el láser, estimula y remodela el tejido hasta determinar un aumento del flujo del humor acuoso del globo ocular y, en consecuencia, una reducción de la presión intraocular.

 

¿Por qué es “Selectiva”?

 

Se define selectiva porque actúa selectivamente sobre una tipología de células, las células pigmentarias de la malla trabecular, responsables de la regulación de la presión intraocular, sin dañar los otros tejidos.

Actúa selectivamente sobre las células responsables de la regulación de la presión intraocular.

 

¿Qué novedades presenta respecto a otros láseres?

 

Trabeculoplastia Laser Selectiva – SLTLa Trabeculoplastia Láser Selectiva produce un calentamiento intermitente y controlado de las células pigmentadas de la malla trabecular. Gracias a este novedoso mecanismo de acción, mantiene la misma eficacia, en cuanto a reducción de la presión intraocular, pero además resulta menos invasiva y más segura respecto a otras trabeculoplastias que provocan alteraciones irreversibles del tejido.

Es menos invasiva y más segura respecto a otras trabeculoplastias que provocan alteraciones irreversibles del tejido.

 

¿Qué pacientes de glaucoma pueden beneficiarse de esta nueva tecnología?

 

Son candidatos los pacientes con hipertensión ocular o glaucoma que presentan ángulo abierto y precisan mejorar el control de la presión intraocular (PIO). Entran en este grupo los pacientes con glaucoma pseudoexfoliativo, pigmentario y cortisónico.

La SLT representa también una alternativa a la aplicación de un colirio hipotensor en el tratamiento primario o como sustitución en pacientes politratados.

Y, en especial, beneficia a pacientes que:

  •  – No toleran los colirios del glaucoma.
  •  – Tienen alta sensibilidad a los eventos adversos de los colirios del glaucoma.
  •  – Por razones de memoria, destreza o comodidad quieren evitar ponerse las gotas para controlar la presión.

 

¿En qué pacientes se contraindica la SLT?

 

La SLT no puede ser realizada si:

  •   – Las estructuras anatómicas a tratar no son perfectamente visibles.
  •   – La presencia de un ángulo estrecho y las opacidades corneales impiden la visualización de la malla trabecular.
  •   – Existen antecedentes de trauma ocular e inflamación intraocular (postraumática, quirúrgica, uveítis).

 

¿Causa efectos adversos?

 

En un 5 % de los casos se puede producir una reacción inflamatoria intraocular o un pico tensional en los primeros días postoperatorios. Suelen ser episodios leves, de corta duración y fácil tratamiento. De todos modos, como medida preventiva, se receta un colirio antinflamatorio durante los días postoperatorios y se programan controles al día y a la semana siguiente al tratamiento.

 

¿Cómo es el postoperatorio? ¿Qué sensaciones percibe el paciente mientras se le está realizando el láser? ¿Siente dolor?

 

Como preparación al láser se instila colirio miótico, antiinflamatorio y anestésico y, a través de una lente, se aplica el láser durante 15 y 20 minutos. Durante el tratamiento el paciente puede percibir una sensación de calor localizado en el bulbo ocular, pero no advierte dolor. Dura de 15 a 20 minutos y el paciente no advierte dolor.

¿Requiere ingreso en la clínica? ¿El paciente tiene que solicitar descanso medico?

 

La SLT es un tratamiento que no requiere hospitalización, por lo que no se necesita descanso medico y el paciente puede hacer vida normal, incluso conducir, una vez pasado el efecto de las gotas.

 

¿Qué otros beneficios aportan al paciente?

 

El calentamiento intermitente y controlado que produce el láser SLT nunca llega a dañar de manera irreversible el tejido y, por eso, se puede repetir cuantas veces se necesite, manteniendo la misma eficacia del primer tratamiento y sin comprometer de ninguna forma el éxito de posibles futuras cirugías de glaucoma.

 

¿Qué porcentaje de éxito tiene?

 

En el 70 % de los pacientes se observa la reducción de la presión intraocular. A los 5 años, el 20 % necesita un retratamiento.

 

¿Cuándo se empiezan a notar los resultados?

 

En los pacientes respondedores la presión intraocular se reduce dentro las primeras 8 semanas del tratamiento. Mientras, el paciente sigue la misma terapia indicada previamente al láser.

Deseas cotizar un servicio o procedimiento quirúrgico

Pídenos tu cotización

SOLICITAR CITA