¿Qué es?

La angiografía fluoresceínica es una prueba empleada en oftalmología desde hace más de 50 años. Mediante la administración de un contraste por la vena, se realiza un estudio de la circulación sanguínea del ojo para diagnosticar diferentes enfermedades retinianas.

¿Qué tipos de contrastes hay?

Hay dos tipos de contrastes: la fluoresceína sódica, que fue la primera en utilizarse, y el verde indocianina.

Se utilizan los dos contrastes porque tienen distintas propiedades y usos. Existen dos tipos de circulación a nivel retiniano: la circulación retiniana propiamente dicha y la circulación coroidea, que también nutre a la retina. La fluoresceína sódica es el contraste para estudiar la circulación retiniana, mientras que el verde indocianina se usa para la circulación coroidea.

¿Se puede realizar la prueba con ambos contrastes? ¿Para qué sirve?

Las dos pruebas pueden realizarse simultáneamente. Se inyecta primero un contraste y luego, el otro. Gracias al tipo de filtros y a la tecnología de que disponemos, podemos realizar un seguimiento simultáneo de ambos contrastes. La angiografía con fluoresceína tiene muchas indicaciones, especialmente relacionadas con patologías vasculares retinianas, como la retinopatía diabética en sus diferentes fases, las oclusiones arteriales y venosas y también el estudio de las membranas subretinianas en la degeneración macular asociada a la edad, tanto para clasificarlas, como para su seguimiento.

Deseas cotizar un servicio o procedimiento quirúrgico

Pídenos tu cotización

SOLICITAR CITA